Uncategorized

PDF EL LEÓN Y LA GACELA - DIALÉCTICA DE LA ILUSTRACIÓN

Descargar libre. Reserve el archivo PDF fácilmente para todos y todos los dispositivos. Puede descargar y leer en línea el archivo PDF EL LEÓN Y LA GACELA - DIALÉCTICA DE LA ILUSTRACIÓN PDF Book solo si está registrado aquí. Y también puede descargar o leer en línea todos los archivos PDF de libros relacionados con el libro EL LEÓN Y LA GACELA - DIALÉCTICA DE LA ILUSTRACIÓN. Feliz lectura EL LEÓN Y LA GACELA - DIALÉCTICA DE LA ILUSTRACIÓN Bookeveryone. Descargue el archivo Libro gratuito PDF EL LEÓN Y LA GACELA - DIALÉCTICA DE LA ILUSTRACIÓN en la Biblioteca completa de PDF. Este libro tiene algunos formatos digitales como el libro de papel, ebook, kindle, epub, fb2 y otros formatos. Aquí está la biblioteca de libros CompletePDF. Es gratis registrarse aquí para obtener el archivo del libro PDF EL LEÓN Y LA GACELA - DIALÉCTICA DE LA ILUSTRACIÓN Pocket Guide.

El oponente rectifica.

Most likely to succeed: preparing our kids for the innovation era de autor Tony Wagner pdf gratis

Pregunta por preguntar:. Una peregrinación de monjes budistas lo lleva de la India a China. De allí se difunde por todas partes. Las cruzadas se inician en el siglo xi, y ya en el ix existe en Europa un tratado de ajedrez donde se habla de torres, de alfiles, de rey y dama…, con detalles interesantísimos, por cierto. El alfil, por ejemplo, es considerado un ministro; luego en Inglaterra se convierte en obispo, mientras que para los franceses siempre es un juglar; el fou : el loco.

Con los peones llegan a sutilezas increíbles, se les otorgan especializaciones: el peón de caballo-dama es labrador, el peón de alfil-rey es tejedor —el peón tejedor de Arreola sigue avanzando, futurista—. El alfil, por ejemplo, lo podríamos calificar de jesuítico, de maquiavélico, porque se mueve siempre de manera oblicua —y Arreola ejemplifica la explicación deslizando su alfil—.

El alfil es el José Fouche del ajedrez, avieso como político. La torre, en cambio, es un castillo, es recta, sólida. Por razones psicológicas hay personas que mueven mejor los alfiles que los caballos. Y ya que recuerdo a Borges, confesaré que alguna vez soñé en componer una antología universal del ajedrez en la literatura y en la historia.


  • YOU ARE NUMBER ONE: LA HISTORIA DE JOSH WEIRD (TRILOGÍA FÓRMULA 1 nº 3)!
  • EL MENSAJERO DE ALBANO!
  • Documentación.
  • Ideología de Género: Las cartas sobre la mesa?

Luego me di cuenta de que necesitaría un equipo de 20 o 30 personas distribuidas en el mundo. De pronto el oponente advierte una posibilidad, tal vez una sola, gracias a que Arreola ha retrasado inexplicablemente su enroque.

Tocar el fuego (letras mexicanas) de autor Eraclio Zepeda descargar pdf gratis

Con la observación mañosa intenta distraerlo:. Debió conformarse con hacer la guerra allí, en un espacio limitado pero al mismo tiempo capaz de alojar el infinito. Las infinitas complicaciones que crean entre sí las piezas de ajedrez. Pero sin perder de vista que se trata de un duelo, y un duelo, para que sea verdadero, debe ser singular, es decir, de un hombre contra otro; un duelo en donde el hombre, todo lo que es la personalidad del hombre, queda comprometida.

Descargar libro Swara yoga: the tantric science of brain breathing PFD gratis

Es el individuo mismo el que pierde o el que gana, y cada jugador lucha contra su enemigo interior, que es su torpeza o sus hallazgos. El ajedrez apela a la condición humana en general: a la intuición, a la sagacidad, a la capacidad de concentrar nuestra intención en un punto determinado del espacio. Pero no basta solamente eso. Igual que en el espacio cósmico, en el ajedrez ocurren desplazamientos de masas que se oponen y crean tensiones y distensiones entre sí.

Muy necesario. Somos hijos de un padre que siempre ha tratado mal a su madre y nunca hemos sabido tomar una opción, lo que se dice una opción. Sólo sabemos jugarnos la vida a cara o cruz. Por todas esas razones es importante propagar en México el ajedrez.

Lea la descripción completa del libro

Gracias a un caballo saltarín, Arreola logra repeler el ataque. Amenaza con dama. Miguel Najdorf llegó a confesarme que en un torneo para la eliminatoria del campeonato mundo, jugando él con el campeón Botvinnik, se atrevió a deslizar un billete de mil dólares por debajo de la mesa para tentar a Botvinnik. Y Botvinnik aceptó la apuesta. Spasski y Fischer son ahora dos personas que no se pueden negar entre sí, que se necesitan, que se atraen para confrontarse, irremisiblemente, aunque se piensen enemigos acérrimos.

El sorpresivo jaque enmudece por segundos al escritor. Pierde el enroque y se ve obligado a contestar, a juego abierto:. Y no lo pude ser porque aprendí a jugar muy tarde, a los 22 años.

León o gacela ¿que animal eres? - Video Motivador para Corredores - RunFitners

Arreola tiene que cubrir el jaque con un peón. En toda la historia sólo ha habido dos grandes maestros que aprendieron hacia los 20 años. El repetido jaqueo amenaza con volverse continuo:. Yo he dejado de escribir un texto, incluso he abandonado una cita amorosa, por jugar ajedrez con Luis Antonio Camargo, con Luis Lizalde, con los amigos con los que tengo una confrontación que hacer, como decimos vulgarmente.

Guillermo me humilló, incluso me obligó a jugar de apuesta porque él era un jugador coyote. Arreola se restablece. Un cambio de damas aleja el peligro. Sacrifica un peón, regala un caballo y enfila peligrosamente la torre que el oponente no valora a tiempo. Porque mis mayores goces los he tenido en el tablero de ajedrez. La acometida de Arreola se advierte genial. Lanza su torre para producir el jaque, mientras declara:. Como presidente de la Federación Mexicana de Ajedrez, coadyuvé a unir los dos bandos en que estaba dividido nuestro ajedrez nacional no sé quién blancas ni quien negras : La Federación Mexicana de Ajedrez y la Federación Provincial de Ajedrez.

El ingeniero Elizondo era el presidente de la Provincial y yo de la Mexicana. Nada de piedad, nada de conmiseración. Tales sentimientos son mera y vil flaqueza indigna del grande hombre, del super-hombre en ciernes. Nietzsche gusta en cierto modo de la libertad, pero detesta la igualdad y considera ridículo que los hombres pretendan ser iguales, ni siquiera ante la ley, ni ante la justicia, ni en una vida futura y ultramundana en que no cree, ni ante un Dios cuya existencia niega. Y como niega también la distinción entre lo bueno y lo malo, la moral que le parece una disciplina sub-humana y atrasadísima, y el deber que en la moral se funda, nadie acierta a comprender, y en este punto el Sr.

Gener tiene razón que le sobra, por qué Nietzsche se somete con gusto a toda clase de padecimientos y de malos tratos con tal de que se consiga la aparición del super-hombre. Se comprende la abnegación del asceta que espera alcanzar la eterna bienaventuranza. El super-hombre ha de venir de todos modos. No debemos, pues, atormentarnos, molestarnos, ni trabajar para que venga. Aceptando las opiniones en que Nietzsche y Gener concuerdan, Nietzsche es ilógico, y es muy lógico Gener.

Y en cuanto a Gener, aunque a menudo se contradice y hasta llega a mostrarnos al Padre Eterno, que se le aparece y le echa un largo y pomposo discurso, todavía este Padre Eterno es tan raro, que viene a ser como si no fuera. Gener niega todo esto al negar a Dios. Y no soy yo quien saca la consecuencia: el mismo señor Gener explícitamente la saca.

Gener nos habla mucho del amor y se muestra fervorosamente enamorado. A la verdad que no se descubre ni se comprende. Toda criatura racional que cree en un Dios infinitamente bueno, sabio y todopoderoso, sin duda le ama y debe amarle sobre las cosas todas. Y por virtud de este amor, que es caridad, ama también a los hombres, hechos a imagen y semejanza del Dios que ama.

Gener gusta poco o nada. Pero afortunadamente, y para que el Sr.

Gener quede complacido, el tercer reinado va pronto a empezar cuando menos nos percatemos de ello. El estilo del Sr. Gener, lleno de lirismo, aunque escribe en prosa, produce en el lector no pocas dudas. Gener que mucho de lo que dice sea realidad o se limite a ser símbolo, alegoría, imagen o vana figura retórica? De todos modos, aun suponiendo símbolo y no realidad algo de lo que el Sr. Gener nos pinta en sus magníficos cuadros, todavía podemos y debemos nosotros escudriñar en el símbolo la oculta realidad que en él se encierra. Ahora bien: si es cierto, como el Sr.

Gener afirma, haciendo hablar al mismo Padre Eterno, que éste no es providente y que la verdadera providencia es la del hombre, Nietzsche tiene razón, y no la tiene el Sr.


  • ncof.co.uk | Progreso, Utopia y Totalitarismo. La Critica Liberal de Isaiah Berlin a la?
  • Tocar el fuego (letras mexicanas) autor Eraclio Zepeda epub gratis!
  • Rodrigo Zacara y el Espejo del Poder.
  • Entradas recientes!
  • Arreola: Lección de ajedrez.
  • Confía en su Palabra.
  • Mucho más que documentos.!

Gener al aconsejar al hombre que se divierta y no se afane porque el super-hombre aparezca. El dios del Sr. Tal es el Dios que habla con el Sr. Gener y que le declara que no es para nosotros ni salvador ni providente. Gener que hay progreso, mejora, advenimiento de super-hombres y otras futuras bienaventuranzas. Concedamos que le columbra, que le descubre, pero no que le establece. No decidiré yo que sea verdad o que sea mentira, pero sí que nuestro entendimiento no halla absurdo cierto plan a grandes rasgos concebido e imaginado, ya que no para que nos representemos en una serie de muchos siglos el desenvolvimiento y la historia del universo todo, para que nos representemos al menos lo ocurrido en nuestro planeta desde el instante en que empezó a girar en torno del sol hasta el día de hoy.

Todo ello se explica presumiendo al Dios que Nietzsche y Gener niegan, cuya voluntad soberana y cuya suprema inteligencia lo preparan, lo gobiernan y lo disponen todo. Repito que yo no afirmo ni niego la evolución y el transformismo. No me declaro contrario ni partidario de Darwin. Gener y de Nietzsche. No se infiere, con todo, de la aceptación de la doctrina del transformismo, la seguridad de que ha de aparecer el super-hombre el día menos pensado. Por lo pronto, el super-hombre no se ve venir. Gener viene a desvanecer mi esperanza, a marchitar mi deseo y a derribar la fe en el super-hombre que empezaba ya a nacer en mi alma.

Gener, que se titula El hiper-positivismo , debiera titularse El hiper-negativismo , porque lo niega todo, echando a rodar cuanto se sabe: todo fundamento de saber, todo criterio de verdad, toda afirmación de que exista algo. No se contenta el Sr. Afirma que hay representación, pero no asegura que haya representado. No destruye sólo lo representado, sino también el teatro en que la representación aparece y al espectador que la contempla. Gener ha estudiado de un modo sobresaliente, hemos de venir a parar en el extremo en que el Sr. Gener para, casi es lo mejor no abrir un libro ni aprender cosa alguna.

Todo es incognoscible. Ya no nos atrevemos a figurarnos lo conocido como una pequeña isla en medio de un Océano inexplorable e infinito que sólo pueden atravesar la imaginación o la fe. La isla misma y hasta nosotros los habitantes de la isla, caemos bajo el predicamento de lo incognoscible: somos puros fenómenos; la substancia y la causa son ficciones , palabras sin sentido. La electricidad, la luz, la vida, la fuerza, el sentir y el pensar, todo es movimiento, sin motor, sin objeto movido y sin lugar ni tiempo objetivos y reales, por donde y en el cual el objeto movido se mueva.

Tal es el punto final a que ha llegado el Sr. Gener después de todos sus estudios.